Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Mar 18, 2016 in clítoris, Curiosidades, masturbarse, Mujer, orgasmo | 0 comments

Masturbarse durante el parto para combatir el dolor

No estás leyendo mal, masturbarse durante el parto puede ser efectivo para combatir el dolor de las contracciones. Puede parecer extraño pero en realidad no debiera ser así cuando el parto es una parte más de la sexualidad femenina, consecuencia además de una relación sexual activa.

dolor-parto

Te parece extraño porque una no se imagina el situación de masturbarse durante el parto, sientiendo placer o al menos intentándolo en tan delicado momento, y menos proporcionándote placer, o al menos intentándolo, en una situación donde tienes de todo más intimidad. Realmente esto último no debería ser así si se ofreciese intimidad a la parturienta, pero eso hoy por hoy no sucede en las maternidades. Quién sabe si en los partos domiciliarios. El caso es que el principal tabú es que el sexo pertenece a la esfera más intima y privada de la mujer y una no se imagina masturbándose delante del ginecólogo, la matrona, la enfermera, el auxiliar de enfermería… ¡Menudo panorama!.

Sin embargo a mi la idea de masturbarse durante el parto no me parece descabellada. Es decir, todos sabemos que el orgasmo provoca las mayores sensaciones de placer que podamos vivir, pero además entre las ventajas de la masturbación femenina están que ayuda a relajarte y conciliar el sueño, por lo que es lógico que esas bondades se extiendan al momento del parto, máxime cuando durante el orgasmo segregamos endorfinas y oxitocina, hormonas muy presentes en la evolución del trabajo de parto.

El principal problema de esta técnica de manejo del dolor de parto es, como siempre, los tabús que la rodean. Y es que hay aspectos de la sexualidad femenina que aún se siguen viendo como algo sucio e inmoral, las mujeres no nos masturbamos, no podemos darnos placer a nosotras mismas y por supuesto debemos parir con dolor, ¡¿cómo nos vamos a tocar mientras damos a luz para evitarlo?!. Puede sonar exagerado pero cuando leí que los partos dolerían menos si las mujeres se masturbasen, los comentarios de mujeres jóvenes y madre eran así de catergóricos: que si se sexualiza el parto, que si eso lo tiene que haber escrito un hombre, o hay que ser una enferma sexual para pensar en algo así.

Qué pena de NO educación sexual recibida. Que yo no digo que haya que masturbarse por imperativo legal para capear los dolores de parto, igual que no estás obligada a ponerte la epidural, pero estoy segura de que si tuviéramos una mentalidad sexual más abierta, natural y sobre todo libre, no se vería tan descabellado. Que quizás tú no lo harías porque no te ves, no te sale en ese momento, pero si se dieran las condiciones favorables para ello -ambiente relajado, intimidad en el proceso de parto, técnicas adecuadas para hacerlo- y fuera una opción más, estoy segura de que una vez normalizada como ténica muchas mujeres la pondrían en práctica.

Y a mi me parecería estupendo que se normalizara la masturbación como método no farmacológico alternativo para el manejo del dolor de parto, no solo por los beneficios que aporta, sino porque es una práctica totalmente segura y exenta de riesgos. Yo, desde luego, me quedo con las ganas de ponerlo en práctica.

Aunque creo que al margen del escándalo que parece pensar en masturbarte durante el parto, quizás en el hospital actualmente no parezca la mejor opción y una además una no se sienta cómoda haciéndolo en un lugar donde no está a gusto y los desconocidos entran y salen. Pero si pasas parte del proceso de parto en tu casa, tranquila y en intmidad, durante el tiempo que tardas en dilatar los primeros centímetros, no veo nada desacertado hacerlo ya que estás cómoda, nadie te observa, y así como puedes caminar, darte una ducha caliente, también puedes, por qué no, probar a masturbarte. Lo más que puedes perder es el tiempo o la paciencia, ¿o no?.

La cuestión es que el sexo tiene muchos más beneficios de los que estamos dispuestas a asumir y nos queda aún mucho camino por andar para sentirnos plenamente liberadas y vivir la sexualidad con libertad, sin culpas ni remordimientos.

 

Sobre 

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *